Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

jueves, 6 de octubre de 2011

ENTREVISTA CON EDUARDO PINTOS "Yogin Urbano" del centro budista EL CAMINO DEL DIAMANTE EN URUGUAY31 de MAYO de 2011 por Eduardo Paz Carlson

http://www.centrobudista-kdl.org.uy/
http://www.lama-ole-nydahl.org/about/
http://blog.dwbuk.org/diamond-way-buddhism/lama-ole-nydahl-on-crazy-wisdom/
http://europe-center.org/press/hi-res-pictures/
http://www.caminodeldiamante.org.uy/imagenes.html

Importante: lea mis 2 entrevistas con Lama Ole Nydhal en este blog


¿Qué significa para ustedes, los seguidores de El Camino del Diamante,  ser Budistas?


Significa aplicar las enseñanzas que dio el Buda, llevarlas a la vida diaria.
Por un lado, el Budismo es una filosofía muy lógica y rigurosa, y hace mucho énfasis en el razonamiento crítico. No es un dogma; no es algo para creer sino para conocer.
Por otro lado, el Buda enseñó tres caminos, el Camino Menor (Hinayana), el Camino Mayor (Mahayana) y el Camino del Diamante (Vajrayana), según las habilidades y capacidades de sus estudiantes. En el primero enfatizó enseñanzas como el karma, la ilusión de un yo y la meditación de calmar la mente. En el segundo, hizo hincapié en la ilusión de todos los fenómenos externos (además del yo) y en el desarrollo balanceado de la compasión junto a la sabiduría. En el tercero, el Camino del Diamante, se extendió ampliamente sobre la mente y la verdadera naturaleza de la realidad. En todos los casos, las enseñanzas no solo fueron teóricas, sino también acompañadas con meditaciones propias para cada nivel, a fin de que el practicante tuviera la experiencia de lo que estaba escuchando y estudiando.

Lama Ole Nydhal
¿Dónde “El Camino del Diamante” en Uruguay y cuáles son sus actividades?

En Uruguay estamos desde hace 12 años. Tenemos un centro en la calle Andes en Montevideo (www.caminodeldiamante.org.uy). En este Centro se practica el Budismo del Camino del Diamante del Linaje Karma Kagyu. Nuestro objetivo es mantener viva la auténtica transmisión budista para practicantes laicos, es decir, personas que tienen familia, trabajo y relaciones afectivas ricas, quienes tienen el deseo de entender y experimentar el vasto potencial de la mente. Apuntamos a personas educadas, con un pensamiento crítico y con mentes frescas e independientes.
También tenemos un maravilloso Centro de Retiros en Villa Serrana desde hace 8 años (www.centrobudista-kdl.org.uy). Su nombre es KDL, Karma Dechen Ling, que significa “La Tierra del Más Alto Gozo”. Realmente, mucho gozo es lo que podemos experimentar en nuestros retiros de meditación ya sea con el Lama o con los amigos del Centro.

¿Qué visitas tienen previstas para este año?

Como lo ha hecho desde 2001, Lama Ole Nydahl nos visita una vez por año. Esta vez será en diciembre y se realizará un curso de meditación en el Centro de Retiros KDL.
Además, recibimos en los meses de mayo y agosto de cada año a dos de sus estudiantes autorizados a dar enseñanzas por el mundo.  Para una info exacta sobre la venida de Ole, lo mejor es visitar nuestra página http://www.centrobudista-kdl.org.uy/actividades.html , incluso se podrá descargar un mapa para llegar al centro.

¿Porqué decidieron construir un centro de meditación en Lavalleja?  

En el año 2003, en enero, Ole dio un curso de Gran Sello, Mahamudra, las enseñanzas más altas que Buda dio sobre la verdadera naturaleza de la mente. Al finalizar el evento apareció un arcoiris doble en el cielo. Un espectáculo increíble y maravilloso. Mientras lo estábamos observando, le pregunté a Ole: “¿Cuál es el significado de esto?”, y me respondió: “Debemos tener un Centro de Retiros en Uruguay”. En la noche, ya en Montevideo, en mi casa, comenzamos a soñar con la actividad en un Centro de Retiros y Ole, Hannah, su esposa, y Tomek, su asistente, nos dieron todas las recomendaciones a mi esposa Laura y a mí para buscar el mejor lugar en nuestro país. Al día siguiente, viajamos a Buenos Aires y, caminando por Florida, Ole se detuvo delante de un mapa mudo de Uruguay, se concentró y señaló con el dedo el lugar en que debería estar ubicado el Centro de Retiros. Entonces, Laura y yo logramos identificar una zona debajo de Battle y Ordóñez, al norte de Lavalleja. Pasaron un par de meses, Laura consiguió algunos anuncios en el diario pero descartó todos, menos uno. La historia es muy larga e interesante, pero cuando llegamos a esa tierra que está detrás de Villa Serrana nos quedamos sin aliento. La magia del lugar nos invadió y comprendimos que era “el lugar”. Así se lo dijimos a Ole, estuvo de acuerdo y se compró a través de una Fundación alemana que recibe donaciones de amigos de todo el mundo y que tiene como fin proveer de medios para expandir las enseñanzas budistas. Después de haber comprado la tierra, recordamos el momento en que Ole señaló con su dedo el lugar en el mapa y nos dimos cuenta de que está aproximadamente a 50km de allí. 
               
¿Realizan retiros? Hay que pagar? Quién puede ir? 
¿Qué ocurre durante un retiro?

Realizamos retiros de estudio y meditación con los estudiantes de Ole que vienen dos veces por año y junto a él en su curso anual. También hacemos retiros en solitario o con el grupo y, en este caso, agregamos trabajos para mantener el Centro de Retiros. Al retiro puede ir cualquier persona interesada en investigar sobre el budismo sin importar su religiosidad, aunque es recomendable que primero se dé una vuelta por el Centro para recibir unas instrucciones básicas.

Los retiros en solitario o en grupo implican el costo de estadía por día en el Centro de Retiros que es de U$S 5. A ello debe agregarse el costo de la comida de cada uno. Antes de ir se hace una lista de quienes van y se compra todo de antemano y luego se divide el costo entre los que asistieron. Todos aportan su trabajo en la cocina. No hay cocineros ni limpiadoras. Los almuerzos y las cenas así como la limpieza del Centro son responsabilidad de quienes concurren. Cada persona puede ir en su propio medio de locomoción, pero también se da la posibilidad de que quienes no dispongan de uno puedan sumarse en los autos de nuestros amigos. Después se divide el costo del combustible entre quienes hayan ocupado los autos para llegar allí.
Cuando viene un estudiante enviado por Lama Ole se cobra la comida y también un plus que corresponde al curso. Generalmente, ronda los $ 85 la charla y se trata de dos o tres sesiones diarias incluyendo en cada una meditación. Cuando Lama Ole nos visita generalmente el costo del curso ronda los U$S 200 dependiendo de la cantidad de días. Incluye desayuno, almuerzo y cena,  y el curso. Las personas más necesitadas tienen prioridad para ocupar las camas de los tres cuartos con que cuenta el Centro de Retiros. El resto acampa.

 ¿Qué es el Camino del Diamante o Vajrayana?

Buda dio instrucciones a todas las personas, a quienes podemos dividir en tres categorías. Aquellas que querían evitar el sufrimiento recibieron información acerca de causa y efecto. Aquellas que querían hacer más por los demás obtuvieron instrucciones sobre compasión y sabiduría. Cuando las personas tenían una fuerte confianza en que eran seres perfectos en esencia, al igual que el resto de los seres y se veían en Buda como en un espejo, el Buda compartió la experiencia directa de la mente llamada El Gran Sello (tib. Chagchen, Sco. Mahamudra). El primero de los niveles se llama el “Pequeño Camino” o Theravada”; el segundo el “Gran Camino” o “Mahayana” y el tercero el “Camino del Diamante” o “Vajrayana”.
El Camino del Diamante (sco. 
Vajrayana, tib. Dorje Thekpa) se describe a menudo como la Joya que 
corona las enseñanzas del Buda. Su meta es obtener un estado más allá de la dualidad, en el que se trasciende la idea de un “yo” separado de un “tú”, en el que no existe separación, en el que el espacio no separa sino que contiene, en el que el cuerpo es una herramienta para dar amor y protección a los demás, cada palabra es un mantra y cada pensamiento sabiduría. Trabajando desde el nivel de causa y efecto, conscientes de que nosotros vivimos en el mundo que creamos, e inspirados por el desarrollo armonioso de compasión y sabiduría, toda experiencia, externa e interna, nos muestra el más alto potencial que es inherente a los seres y al universo que los rodea. Las meditaciones para lograr esta meta consisten en identificarse una y otra vez con esta perfección inherente, con la iluminación para obtener resultados rápidos. Cuando los estudiantes vieron al Buda no como a un dios, una persona o una fuerza externa, sino que confiaron en él como un espejo de su propia mente, Buda pudo entonces enseñar el Camino del Diamante. Este Camino se desarrolló básicamente en el norte de la India, Bután, Nepal y en todo el Tíbet, por eso se lo conoce como Budismo Tibetano. Allí, se originaron cuatro linajes; uno de ellos es el nuestro: linaje Karma Kagyu.

¿Qué es el Linaje Karma Kagyu?

Linaje Karma Kagyu
El linaje Karma Kagyu es una de las más grandes escuelas budistas de Tíbet. Es un linaje de transmisión directa entre maestro y discípulo, que ha conservado métodos de meditación que pueden llevar a la experiencia directa de la naturaleza de la mente. Los métodos Karma Kagyu fueron dados por el Buda histórico Sakyamuni a sus estudiantes más cercanos. Primariamente, estas enseñanzas del Camino del Diamante se conservaron en el norte de la India y, en el Siglo VII, Gurú Rinpoche (sánscrito:. Padmasambhava) las llevó al Tíbet. Allí se expandieron a lo largo y ancho de ese país beneficiando a muchos seres. Luego de un declive, un tibetano, Marpa, viajó a la India por tres veces para recibir más enseñanzas. A su regreso, comenzó a enseñar y así se formó el Linaje Kagyu. Más adelante en el tiempo, aproximadamente en el Siglo X, surgió la figura de Karmapa, quien hasta el día de hoy es quien sustenta el linaje llamado Karma Kagyu.

¿Son una cofradía, una secta o grupo religioso?

Ninguna de estas cosas. Somos un grupo de amigos que tenemos como fin común desarrollar al máximo nuestras capacidades y lograr la perfección en cuerpo, palabra y mente utilizando las meditaciones que nos enseña nuestro Lama y difundir las enseñanzas para beneficiar a otros. El fin es reconocer la perfección inherente que todos los seres tienen, que los budistas llamamos “Buda”. Cuando reconocemos que nuestra mente es espacio abierto, claro e ilimitado, nos volvemos carentes de miedo porque, ¿cómo podría destruirse el espacio?; también nos volvemos gozosos, porque todo se convierte en el juego libre del espacio y experimentamos  como felicidad esa energía que estaba atrapada por el miedo, y compasivos porque vemos que todos los seres buscan la felicidad duradera, en definitiva, en cosas condicionadas y compuestas y por ello impermanentes –la casa, el auto, la profesión, los viajes, el dinero, la fama, la juventud, la salud, la pareja, los sentimientos, los pensamientos, las ideologías, etcétera-, por lo que no la encuentran.
Cuando reconocemos nuestra perfección inherente, hemos alcanzado la iluminación. Nuestra visión es que todos los seres son Budas en potencia y la única diferencia entre nosotros y Buda, que vivió hace 2.550 años en la India, es que él  meditó más y reconoció su verdadera naturaleza. En ese sentido, entendiendo las enseñanzas correctamente y aplicando los métodos de meditación adecuadamente podemos lograr la meta.

¿Quiénes pueden formar parte de su congregación?

Puede formar parte de nuestro grupo cualquier persona que busque enseñanzas sobre la mente y que desee experimentar que no es su cuerpo, que cambia permanentemente, como tampoco sus sentimientos, emociones y pensamientos, que cambian aún más rápido; cualquier persona que desee experimentarse como espacio abierto, claro e ilimitado y alcanzar la felicidad absoluta, que no depende de condiciones ni externas ni internas, que no es compuesta. 

Eduardo Pintos, 
Yogin Urbano
¿Buda es un Dios?

No, Buda no es Dios.
El Príncipe Sidharta Gautama, quien vivió en la India hace 2550 años, siendo consciente del sufrimiento, se propuso sentarse debajo de un árbol y no levantarse hasta encontrar un estado de felicidad duradera que pudiera ser un refugio para él y para todos los seres. Así, con mucho esfuerzo y diligencia, alcanzó la iluminación, la budeidad. Entonces, cuando hablamos del Buda, nos referimos a él, al Buda histórico Shakyamuni, en quien se convirtió el Príncipe Sidharta Gautama.
Por otro lado, Buda es un estado mental al que todos podemos llegar porque es inherente a todos nosotros. Llamamos Buda a la meta, al reconocimiento de nuestro potencial inherente.

¿Qué es Dios para ustedes?

Dios no existe. Para el budismo no existe un Dios creador, que juzga y premia o castiga. Buda dijo: “Si haces esto obtienes esto, y si haces esto otro obtienes esto otro; tú decides”. No dio mandamientos ni sugerencias. El budismo no tiene un dedo moralista; no señala a la gente y le dice lo que tiene que hacer. Cada uno es libre de pensar, decir y hacer como quiera; luego recoge el fruto de lo que siembre. A esta ley de causa y efecto le llamamos karma. Somos los arquitectos de nuestra propia vida. Si pensamos, decimos y hacemos trayendo beneficio a los demás, seremos felices y veremos en el mundo posibilidades y no obstáculos y a la inversa si pensamos, decimos y hacemos dañando a otros porque el espacio no separa sino que contiene. Como dice Ole: “Si uno fuera un egotista inteligente solo haría bien a los demás porque la energía que uno manda al mundo es la que vuelve”.

¿Qué es el Karma?

Karma no significa fe o destino, sino acción y puede ser traducido como “causa y efecto”. A grandes rasgos, el karma trabaja así: cada acción –positiva o negativa‑ libera una energía al exterior, pero a la vez deja una impresión en el subconsciente de la misma calidad que el acto. Como vemos el mundo a través de nuestras impresiones subconscientes, impresiones negativas nos traerán el sentimiento de un mundo peligroso y amenazante e inevitablermente nos conducirán a situaciones futuras de infelicidad e impresiones positivas harán que seamos optimistas, relajados y felices por lo que el mundo será un lugar hermoso en el que todo es posible. Esto significa que nuestros pensamientos, palabras y acciones siembran las semillas para nuestra experiencia futura. Por lo tanto, si entendemos esto, está en nuestras manos cambiar nuestras vidas. Entender el karma de  manera correcta significa libertad. En cada situación tenemos la libertad de decidir nuestro futuro. Además, el Camino del Diamante ofrece métodos efectivos para remover de nuestra mente las impresiones subconscientes de acciones negativas y dolorosas, que crearán situaciones difíciles en el futuro. Por lo tanto, a través de la meditación budista, podemos superar todo el proceso de causa y efecto. Sin embargo, si no elegimos trabajar con nuestra mente, no tendremos ningún control y viviremos sembrando y recogiendo el fruto de nuestras propias acciones.

¿Los lamas son sacerdotes? ¿Tienen poderes mágicos?

No, los lamas son maestros. Lama significa “principio supremo”. Es alguien que, a través del estudio y la meditación diligente, ha alcanzado un estado tal de realización que se ha liberado de la ilusión de un yo separado de los demás y, por ende, de las emociones perturbadoras que antes se erigían entre ese “yo” y los numerosos “tu” para defenderlo. Como ha entendido cómo son las cosas y ha realizado que no es su cuerpo ni sus pensamientos ni emociones sino espacio abierto, claro e ilimitado, es carente de miedo, gozoso y compasivo, trabaja incansablemente para beneficiar a otros con su cuerpo, su palabra y su mente, que se han vuelto herramientas a través de las cuales la mente iluminada se expresa para dar amor y protección.

¿Ustedes tienen algo que ver con los gurúes de la nueva era? 

No, El Budismo no forma parte de la Nueva Era, en la que se mezclan las diferentes tradiciones espirituales y las ciencias blandas para complacer a aquellos que prefieren sentirse bien en lugar de cuestionarse y cambiar. El budismo tal y como nosotros lo recibimos de nuestros maestros, lo practicamos y lo enseñamos a otros se ha mantenido inalterado en sus prácticas durante dos milenios y medio; no son el resultado de la mezcla de varias corrientes espirituales que terminan conformando a todo el mundo. Al utilizar estas prácticas uno no cambia el mundo en el que uno vive; no cambia su trabajo, ni sus hijos, ni su esposa; cambia la manera en que lo vemos. El Budismo es compañía noble desde hace 2.550 y apunta a aquellas personas que tienen el coraje de verse como son y cambiar para volverse más humanos y solidarios para beneficio de todos los seres.

¿Quién es Ole Nydahl?

The Sixteenth Karmapa, 
Rangjung Rigpei Dorje 
(1924-1981)
Lama Ole Nydahl, de origen danés, es uno de los pocos occidentales completamente calificados como lama y maestro de meditación en la tradición budista del linaje Karma Kagyu. En 1972, después de completar tres años de un entrenamiento intensivo de meditación con los más altos lamas de varios linajes de budismo y luego de recibir más de 2000 iniciaciones en seis meses, Lama Ole y su esposa Hannah comenzaron a enseñar Budismo en Europa a pedido de su maestro el 16to Karmapa, RangjungRigpe Dorje, quien es el líder espiritual de la escuela Karma Kagyu de Budismo Tibetano. Entonces, desde ese momento, Ole ha transmitido las enseñanzas, las meditaciones y la bendición del linaje en diferentes ciudades cada día, viajando y enseñando a lo largo y ancho de todo el mundo, fundando ya más de 600 centros. (www.lama-ole-nydahl.org). Su profundidad en el conocimiento y sus enseñanzas dinámicas y exentas de toda reverencia y dogmatismo han inspirado a miles de personas en sus conferencias y retiros en los cinco continentes. Lama Ole cautiva a su audiencia con su carisma y gozo, desafía los conceptos de vida de la gente y enseña el Budismo de una manera no ortodoxa. Él ha sido uno de los principales lamas en traer el Budismo a Occidente, junto con su esposa Hannah. En la actualidad, ha fundado más de 600 Centros a lo largo de todo el mundo. Su estilo único sintetiza lo moderno de Occidente con la sabiduría milenaria de Oriente beneficiando a muchos seres. Lama Ole sostiene una transmisión única en el Camino del Diamante de una práctica llamada Phowa –muerte consciente. En este tipo de cursos el estudiante, quien no debe tener ningún conocimiento profundo previo, aprende a trabajar con su mente en el momento de la muerte para que logre un estado mental puro que, por supuesto, se expresará en un mundo perfecto donde no existe el sufrimiento. Desde 1987, él la ha enseñado a más de 70.000 personas en retiros alrededor del mundo. Ha escrito muchos libros, traducidos en casi todos los idiomas.

¿Qué es la muerte para ustedes?

Es la muerte del cuerpo. La mente es espacio y energía y no puede morir; la mente se transforma. Pero los cuerpos evidentemente mueren y después se convierten en abono para las flores. Lo importante aquí es entender que el cerebro transforma la mente pero no es el que produce la mente. Que el cerebro no es la estación de radio o la emisora sino la radio misma que capta una onda intemporal que siempre ha estado allí sin depender de que la radio funcione o no. En el budismo pensamos que la mente es como una corriente de impresiones, es decir, como un río y que lo experimentamos como si fuera una cosa concreta en función de que nos identificamos con un yo, pero si examinamos un río lo que vemos es que hay agua nueva cada vez. Esta corriente en su esencia no tiene límites y es atemporal, y ha venido moviéndose de un cuerpo a otro desde tiempos sin principio.

¿Qué pasa en la muerte?

Se presentan algunos signos físicos y estos son los mismos sin importar si es una muerte rápida por un accidente o una muerte lenta producida por una enfermedad. Luego, durante 20 o 30 minutos, comienza un movimiento de energía dentro del cuerpo. La energía blanca, que proviene del esperma de nuestro padre, alojada en la coronilla de nuestra cabeza  empieza a ir hacia abajo hasta llegar al centro del cuerpo a la altura del corazón. Experimentamos una luz muy clara, y es lo que la gente dice que experimenta como caminar por un túnel. Luego, la energía roja, que proviene del óvulo de  nuestra madre, que está cuatro dedos debajo del ombligo empieza a subir a través del cuerpo y experimentamos un gran gozo. Cuando ambas luces se juntan a nivel del corazón, primero todo se vuelve negro y luego surge una inmensa luz interior, como una gran iluminación. Si podemos reconocerla como nuestra propia mente, entonces en ese momento nos convertimos en Budas, y así hemos alcanzado nuestro objetivo. Si no lo logramos, como sucede con la mayoría de las personas porque es realmente shoqueante su poder, la mente pierde su capacidad de ser consciente pero continúa siendo energía; permanecemos en estado de inconciencia por cerca de tres días y luego recuperamos nuevamente nuestra capacidad de ser consciente. Nuestra mente pasa por un estado intermedio llamado “bardo” hasta el próximo nacimiento. En este período, las tendencias más fuertes de nuestro subconciente son las que toman el control y si nosotros hemos llenado nuestra mente con buenas impresiones o intenciones, podremos ser muy felices y si, por el contrario, hemos llenado nuestra mente con malas impresiones, de ira, odio y hemos hecho sufrir a otras personas, entonces seremos muy infelices. Cuando ese período ha pasado, nos vemos impulsados a nacer con ciertos padres y en algún lugar, y esto continúa hasta que podamos reconocer el espejo detrás de las imágenes o el océano debajo de las olas, es decir, aquello que es consciente de todo lo que sucede, la mente. Cuando lo logramos, hemos alcanzado la libertad suprema, ya no hay limitaciones. 




Nicolás Alé, 

Nicolás Alé, practicante  del Camino del Diamante,
explica las actividades del Centro Montevideano:


Teléfono: (598) 2 901 93 00
Email: montevideo@diamondway-center.org
Calle Andes 1475 - apto. 301 


Las  actividades del centro son:
Lunes 19:30 introducción al Budismo Camino del Diamante (ideal para
principiantes)
20:00 Charla de 10 minutos sobre alguna enseñanza de nuestros maestros
20:30 Meditación
Jueves : 20:00 Meditación
Tanto lunes como jueves hacemos la misma Meditación que se hace en los más de 600 centros Camino del Diamante alrededor del mundo.


Durante la semana tenemos distintos horarios para las prácticas personales. En el centro también contamos con material de lectura y audiovisual a la venta así como una biblioteca de consulta con información de nuestro Linaje.
Una vez al año nos visita lama Ole Nydahl y da un curso de entre 3 y 4 días en nuestro centro de retiros en Las Sierras de Minas (www.centroderetiros-kdl.org.uy). También dos veces al año recibimos la visita de los que llamamos Travelling Teacher que son estudiantes con cierto tiempo de práctica a los cuales Lama Ole envía por el mundo a dar enseñanzas en su nombre.


Nuestro Centros están basados en la amistad y la confianza por lo que la actividad social tiene un lugar muy importante entre nosotros, compartimos cenas, salidas y actividades además de meditar juntos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario